La lasaña sin lactosa y sin fructosa que hará que pienses que estás en Italia

Un plato de lasaña siempre es una buena idea. Existen muchos tipos de lasaña, de carne, de verduras, de bacalao… pero en este post veremos como cocinar una lasaña de verduras con la que triunfarás en las comidas y harás que tus comensales piensen que están en la mismísima Italia. Para ello necesitaremos sustituir las bases de tomate por bechamel y ¡voilá! lasaña hecha para intolerantes.

A lo largo de este post aprenderemos a cocinar nuestra propia salsa bechamel y os comentaré una marca y un par de tiendas donde poder comprar la bechamel por si no tenemos tiempo para hacerla.

Tiempo de preparación: 40-60 minutos

Dificultad: Media

Nº de comensales: 4 personas

Ingredientes para la Bechamel sin lactosa

25 gramos de mantequilla sin lactosa

50 gramos de harina (en caso de ser celíaco utilizar harina sin gluten)

500 ml de leche sin lactosa a temperatura ambiente

Una pizca de sal

Ingredientes para la lasaña sin fructosa

12 placas de lasaña (en caso de ser celíaco utilizar las bases de lasaña sin gluten)

1 molde rectangular para la lasaña

100g queso sin lactosa

200g de berenjena

200g de calabacín

250g champiñones

200g de pechuga de pollo

Paso a paso

1. Antes de empezar a cocinar deberemos introducir las placas de lasaña en un bol con agua durante 20 minutos. Tenemos que fijarnos que estas no se peguen por lo que tendremos que moverlas al menos 1 vez durante esos 20 minutos. Una vez pasen los 20 minutos, sacarlas del bol y ponerlas sobre un paño de cocina para que se sequen.

2. Precalentamos el horno a 180º.

3. Mientras haremos la bechamel. Para ello pondremos los 25g de mantequilla en una olla a fuego lento, y una vez se derrita iremos añadiendo los 50g de harina lentamente mientras lo removemos. Se deberá quedar una masa amarillenta que tendremos que seguir removiendo unos minutos más hasta que se cocine bien la harina.  Después, sin parar de remover, verteremos la mitad de la leche (250ml) a temperatura ambiente y una vez se esté quedando la masa espesa verteremos la otra mitad (250ml). Finalmente añadiremos la sal.

Bechamel sin lactosa

4. Las verduras y las pechugas de pollo las picaremos a trozos pequeños, y las cocinaremos por separado a fuego lento con una pizca de sal.

berenjena para la lasaña sin lactosa

calabacín para la lasaña sin lactosa y sin fructosa

 

 

 

 

5. A continuación deberemos esparcir un poco de bechamel en el recipiente para que las láminas no se peguen a la fuente. Pondremos 3 láminas en la parte inferior y esparciremos un poco más de bechamel. Añadiremos un plato de verduras, por ejemplo la berenjena, y pondremos un poco de queso rallado sin lactosa. Volveremos a añadir 3 láminas de lasaña con bechamel. Así conseguiremos el primer piso de nuestra lasaña.

6. Repetiremos el paso anterior con todos los pisos, dejano la pechuga para el piso superior.

7. Cuando lleguemos al último piso y pongamos las últimas  3 placas de lasaña volveremos a esparcir la bechamel restante y añadiremos queso rallado por encima para más tarde gratinarlo.

8. Introduciremos la lasaña en el horno durante 20 minutos, y luego la dejaremos 5 minutos más para gratinar el queso.

9. Una vez hecho, sacarlo del horno y dejarlo reposar unos minutos antes de servirla.

lasaña sin lactosa y sin fructosa

Si quieres saber más recetas como esta puedes visitar mi página principal o haz click aquí.

Consejo:

1. Si encuentras dificultad para hacer la bechamel o prefieres no hacerla, puedes comprar una bechamel de arroz en la tienda de Eco-organic en Gran vía, 42, Valencia . O en la tienda del alérgico que está en Valladolid pero envía productos a domicilio y de manera rápida.

bechamel de arroz

2. Otra opción, para aquellos a los que les gusten mucho las verduras, sería cocer espinacas e ir añadiendo un poco en cada uno de los pisos. Si quieres añadir otro tipo de verdura que te sienten bien, siempre puedes  consultar la tabla de intolerancias que está en la portada del blog.

3. Para dar mas consistencia a la lasaña, podemos añadir pequeños trozos de pechuga en cada una de las capas.

¿Que beneficios encontramos en la lasaña?

En primer lugar, es un plato diferente al que estamos habituados, ya que en los restaurantes lo sirven con bechamel hecha con leche o con tomate.

Además los champiñones previenen el cáncer y hace que nos saciemos rápidamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *